Recibe por email cada actualización de este blog

viernes, 23 de diciembre de 2011

J. P. Reyes Zumeta, por: Eloy Reverón

En 1929 fue electo José Policarpo Reyes Zumeta para ocupar el cargo de Gran Maestro, algo así como representante ejecutivo o presidente de la masonería venezolana. Es autor de una obra masónica de considerada seriedad. Criba, es una respuesta intelectual e histórica a la crisis vivida por la unidad masónica venezolana expresada a través del cisma masónico de 1956. Ofrece algunas pistas sobre las crisis masónicas de la Venezuela del Siglo XX, las cuales precedieron a la más conocida que termina  separando de la sede principal en el Gran Templo Masónico de Caracas ubicado entre las esquinas de Jesuitas y Maturín. A fin de cuentas es la única Gran Logia que se reúne regularmente.
Tal como lo expresa el subtítulo, es una (agrego) valiosa, contribución al análisis de los problemas que confronta la masonería venezolana. Fue editado en Maracaibo en agosto de 1965.
Contamos con una copia que donara, don Manuel Batista Nava al Instituto Venezolano de Estudios Masónicos, por allá en la década de los ochenta, cuando generosamente dedicó buena parte de su valioso tiempo a conversar con el autor, para darle luces sobre la tesis que preparaba en la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela sobre la historia de la masonería venezolana.
Reyes Zumeta presenta una serie de acontecimientos que habían conmovido las bases seculares de la Gran Logia de la República de Venezuela en su sede metropolitana.
En la próxima entrega explicaremos en que consiste, a juicio de J.P.R.Z., la defectuosa y anacrónica composición orgánica del cuerpo directivo de la Orden para Venezuela, de igual manera revisaremos por separado, las tres secciones en que divide su trabajo: Orígenes Masónicos; La Historia; La Obra.

domingo, 24 de abril de 2011

Realidad Histórica por Eloy Reverón

Ignacio Ellacuría utilizó el término realidad histórica en lugar de historia, porque este último término ha sufrido un desgaste semántico extraordinario. La gente no estima la historia porque la relaciona con aquella porquería que nos hacían memorizar en las jaulas de clase. Ideología de los ricos, de los obreros, de los vencedores, o como un fanfarrón que escribe la historia solo para las élites que se preocupa más porque su historia obedezca a lo que él consideraba ciéntífico, que a la realidad.
Historia es una realidad viva, que va mucho más allá que la simple síntesis entre el pasado, el presente y el futuro porque no admite que el tiempo pueda ser cortado en pedacitos, a no ser que se quiera tergiversar la realidad a favor de terminada tendencia ideológica.
Historia es conciencia revolucionaria porque es una realidad vital para la supervivencia de la humanidad.
Hágase seguidor de esta página para que reciba aviso por email cada vez que agreguemos una nueva reflexión a este blog

sábado, 12 de marzo de 2011

Herrera Luque, Francisco por Eloy Reverón

Los Viajeros de Indias, Caracas, Monte Avila Editores (Colección Letra Viva)(1a Ed. 1961), 1979, 306 p.
Interesante ensayo de interpretación de la sociología venezolana. Después de una laboriosa investigación que incluye los Archivos de Indias, el doctor Francisco Herrera Luque, médico psiquiatra y brillante investigador histórico que analiza el proceso de formación psicosocial de la sociedad venezolana.
Partiendo de la sobrecarga mental de Venezuela y sus raíces migratorias, revisa la fenomenología de las enfermedades mentales en ese país, empleando aplicaciones estadísticas y la revisión histórico documental de la herencia de los conquistadores, sus influjos en el proceso demográfico histórico, motivaciones, sintomatología psiquiátrica, y la peculiar posición que ocupó la simiente hispana en el vértice de nuestro crecimiento demográfico; para colocar sobre el tapete del estudio comparativo: la presencia en nuestra actual sociedad, de la "huella peremne" de nuestros ancestros conquistadores.
Este tipo de lecturas pueden ser útiles a la hora de pulir la piedra bruta de nuestras emociones, antes de formular opiniones fundamentadas en una historia mitológica, de exaltaciones patrióticas viscerales que poco contribuyen a la obra de construcción de un puente masónico que una fraternalmente los dos lados de ese inmenso charco que cruzamos, la mayoría de la veces, con los ojos vendados arrastrados por la corriente del ciberespacio.
Fraternalmente, desde el Instituto Venezolano de Estudios Masónicos IVEM, Eloy Reverón, Caracas, Venezuela, a los 12 días del mes de octubre de 1999.